, ,

Las mujeres y la ciencia


El pasado día 11 se celebraba el Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia, un modo de poner de manifiesto todavía enorme brecha de género entre quienes dedican sus capacidades y esfuerzos a las diversas áreas de investigación científica. 

Superado el planteamiento de que las mujeres somos más de letras, que se decía en mi época de estudiante con un cierto aire de condescendencia, parece que la razón última sigue siendo educacional, que no hay nada en una mujer que la haga menos capaz para estas disciplinas, así que la culpa sigue siendo nuestra; a ellas no les regalamos el quimicefa o lo que sea que lo haya sustituido, ni las empujamos a que experimenten y quizás se manchen, ni parece preocuparnos que elijan incluso tempranamente áreas más tradicionalmente femeninas ligadas a los sentimientos (por no decir a los cuidados).

Puede que la falta de modelos sea parte del problema, apenas somos capaces de recordar de memoria el nombre de más de una investigadora (Marie Curie, descontada) a pesar de que las hay y las ha habido, quizás por eso sea interesante y meritorio el esfuerzo por colarlas en nuestro imaginario a través de películas y libros, como el caso de la película Figuras ocultas contando la historia de la imprescindible aportación de tres mujeres afroamericanas a la carrera espacial de la NASA, o la novela Las calculadoras de estrellas que partiendo de la historia de María Mitchell, la primera mujer admitida en la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias en 1848, narra el callado, oscuro pero imprescindible trabajo de un grupo de mujeres conocido como las calculadoras de Harwad y de cuyas aportaciones al estudio y comprensión de las estrellas es deudora incluso la teoría del Big Bang.

La historia no está de nuestra parte porque para dedicarse a la ciencia ni siquiera basta con una habitación propia, pero a pesar de todo ha habido mujeres capaces de seguir adelante con sus preguntas como Hipatia de Alejandría, Hildegarda de Bingen, Ada Lovelace, Marie Curie, Barbara McClintock, Jocelyn Bell o Margarita Salas, mujeres que han realizado aportaciones trascendentales al mundo en que vivimos a pesar (y suena como una losa) de ser mujeres.

Ojalá seamos capaces de no arrancar la curiosidad de las mentes de nuestras hijas, dejar a su alcance libros como La evolución de Calpurnia Tate, puede que ayude.

23 comentarios :

  1. Ojalá esa historia se vaya cambiando.
    O que realmente que esas pioneras que hubo algún día salgan a la luz...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que paso a paso avanzaremos, pero si lo piensas en esta época de recortes las primeras que se quedan sin trabajo son ellas, no creo que en los laboratorios las cosas sean diferentes.
      Un beso

      Eliminar
  2. Aquello que decía la mujer en la cocina y poco más, ya está pasado de moda.
    A lo largo de la historia, siempre hemos tenido representantes extraordinarias, mujeres inteligentes que han demostrado con creces lo que son capaces de hacer. Ahora sólo tenemos que imitarlas, ya nos hemos liberado del rol que nos tenían asignado.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasado de moda, sin duda, ojalá sirva con eso.
      Un beso

      Eliminar
  3. La aportación de la mujer al mundo de la ciencia es escaso, pero igualmente lo es en el mundo directivo de la universidad, de la pequeña y mediana empresa, del periodismo, de la banca, de las multinacionales y pese a que hay un sector feminizado como es la educación en las primeras etapas y la sanidad, pocas son las mujeres que alcanzan puestos de responsabilidad.
    La crisis está haciendo que los avances que se estaban consiguiendo en temas de igualdad se retrotraigan a tiempos pasados al tiempo que se ha aprovechado para aplicar unos salarios tan injustos que la mujer tienen que trabajar más días que un hombre para igualarlo. Esto que es tan evidente e igualmente claro como que también han desaparecido las mujeres que levantaban la voz denunciando ese techo de cristal, ahora vivimos en una sociedad del espectáculo.

    Un abrazo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es uno de mis temores, las crisis las pagan primero los últimos en llegar y siendo así....
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Despacio pero vamos caminando, no hay muchas mujeres en el mundo de la ciencia, pero las que hay hacen historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado la frase, ojalá tengamos muchas en ambas posiciones
      un saludo

      Eliminar
  5. Para mi que el problema ha sido siempre ese miedo masculino a perder su posición de supremacía. Si una mujer sabía pensar, o escribir, o hacer buenas ecuaciones matemáticas, se las atribuía el varón. Lo que se le puede reprochar a las mujeres es que no supieron reivindicar sus valores. Claro que eran otros tiempos de oscurantismo...y lo mismo te llevaban a la hoguera por bruja.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí que tienes todita la razón, hermosa.
      Un beso

      Eliminar
  6. Me has devuelto al pasado, mi madre lloró al saber que era una niña porque pensó que no tendría oportunidades, o al menos no las mismas que un hombre. Tenía mi habitación llena de pósters feministas, en uno se veía una niña dirigiendo una orquesta y daba a entender que debían darnos alas, dejarnos luchar por nuestros sueños. Por suerte, la época que vivió mi madre no ha sido la mía, el esfuerzo me ha llevado a lugares que no hubiera pensado y es cierto, que aún hay cierta condescendencia por parte de algunos hombres y dudas respecto a nuestras capacidades, e invisibilidad, pero confío en el cambio, en que poco a poco se nos dibuje bien y se nos coloque en el lugar que nos corresponde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale que nos coloquemos nosotras Rebeca, que si esperamos a que nos cedan espacio, mejor sentadas.
      Un beso

      Eliminar
  7. haberlas haylas (como las meigas) pero nos las esconden... y las que nos muestran (complicada de contar la historia sin algunas de ellas) nos las venden como excepciones a la regla... pero cuanto más leo, más me doy cuenta de que mujeres ha habido siempre haciendo cosas... pero ya sabes, es el patriarcado (perdón! se me ha escapado) el que nos cuenta la historia...
    besos!!
    y que el post me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ha habido mujeres haciendo cosas, sin duda, pero ocultas, escondidas, ninguneadas...
      Un beso

      Eliminar
  8. A veces me pregunto cuantas mujeres desconocidas que han aportado algo a la ciencia o a cualquier otra disciplina no se conocerán nunca. Los aniversarios que vemos en el Doodle de Google me sorprenden a veces con nombres de mujeres, que desconozco por completo. Es evidente que se os ha dejado hacer poco y que cuando lo habéis hecho se ha minimizado, ocultado o directamente negado. Sólo ahora estamos en el principio del principio de algo que acaba de empezar a favor de vuestra visibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan los Doodles de Google reivindicando mujeres con trascendencia ;) Es un pequeño paso, pero paso a paso se anda el camino.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Claro que hay pocas, mira como era, y es aún, el mundo... lo raro sería que hubiera muchas.
    Espero que el futuro sea justo para ellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es preciso trabajar en mostrar su ejemplo y sus aportaciones tanto como decirles a las niñas que no hay límites en sus aspiraciones.
      Un beso

      Eliminar
  10. Haberlas las hay, pero son poco conocidas además de exigírsele mas que a los hombres, pero la cosa va cambiando, pero tan lentamente, que apenas es perceptible.

    ResponderEliminar
  11. Empiezo a pensar que es más un tema de intereses.
    Hay que ser muy obsesivo para dedicarte a la investigación y las mujeres somos más multitarea.
    El Quimicefa lo prohibieron pero he regalado juegos de probetas y hacer minerales a niñas y educo a la mía en la curiosidad por encima de todo y le resultan mucho más interesantes las letras y las artes.
    Pasa en casi todos los ámbitos.¿Porqué hay más cocineros famosos que cocineras cuando son las mujeres las que han cocinado toda la vida?...creo, que para ser un número uno en algo hay que ser obsesivo hasta rozar lo patológico y las mujeres, para bien o para mal, nos entusiasmamos con muchas más cosas y sobre todo dedicamos mucho tiempo a otros seres humanos.

    ResponderEliminar
  12. A mi hija le llamó mucho la atención el trailer de "Figuras ocultas"...porque no sabía de la discriminación ... me pasma su ingenuidad para algunos temas pero por otra parte me llena de orgullo porque es señal de que no lo ha vivido ni crece con cortapisas.

    ResponderEliminar
  13. Soy mujer, desde siempre me gustaron las matemáticas y la química y extrañamente me dediqué a una profesión en donde las mujeres somos mayoría o por lo menos siempre trabajé en laboratorios donde éramos mayoría....Pero es verdad las mujeres en la ciencia somos pocas...Y no se si el problema está en la educación o en el mundo en el que vivimos.... Bessooosss

    ResponderEliminar
  14. No se cómo se me pasó esta entrada tuya, Pilar. Tal cual, desde el vamos condicionados a los niños con los juguetes que les regalamos: autitos, martillo para varones, muñecas. Cacerolas para nenas y así todo.

    En mi blog en el apartado ( etiqueta) "mujeres notables" recojo historias de mujeres que han destacado en cualquier campo, no sólo en la ciencia y las matemáticas.

    ¿Llegará el día en que haya igualdad de género?

    Un abrazo

    ResponderEliminar