,

El Pichi, la chulapa y el cuplé

Tras la tercera y quizás (solo quizás) definitiva dimisión de Esperanza Aguirre no puedo dejar de recordarla vestida de chulapa, paseando en olor de multitudes por la padrera de San Isidro y claro una cosa lleva a la otra, si se trata de bailar un chotis qué mejor el de Pichi:

¡¡Pichi!!
No reparo en sacrificios:
las educo y estructuro
y las saco luego un duro
pa gastármelo en mis vicios,
y quedar como un señor.

Por cierto que repasando la letra me he quedado muerta, menuda loa y menuda pieza el señorito, y ya metida en canciones de otra época no puedo sino rendirme al contoneo de este cuplé que viene al pelo:
La chica del diecisiete de la plazuela del tribulete
Nos tiene con sus toilettes revuelta la vecindad
La gente ya la critica pues hace tiempo que no se explica
A donde va la chica tan bien plantá

Por eso a las vecinas les da por murmurar
Y al verla tan compuesta le dicen al pasar

Donde se mete la chica del diecisiete
De donde saca pa tanto como destaca
Pero ella dice al verlas en ese plan
La que quiera coger peces que se moje el rantamplan
 
Y digo yo que a cualquiera le hubiese sorprendido para tanto como destacaba su amigo Nacho, pero siendo ella condesa cómo imaginar que no era lo normal. Si es que nos olvidamos de lo principal y enseguida pensamos mal.
 

4 comentarios :

  1. Pues se acabó el chotis. El tipo del organillo se ha cansado de darle vueltas al manubrio sin cobrar, los farolillos están apagados con sus velas consumidas y la plaza vacía de gente y llena de basura.

    Y para rematar la fiesta, los alguaciles se llevan maniatados a un par de carteristas que han aguado la fiesta.

    No debemos olvidar que doña Esperanza alcanzó el poder en Madrid gracias a aquel apestoso y oscuro episodio conocido como el "Tamayazo", que nunca se ha aclarado del todo.

    Era toda una premonición de como iban a ir las cosas a partir de entonces.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. La fiesta sigue, quedan muchos bailes y otros bailarines que llegaran, que no se si diremos aquello de "detrás vendrán que bueno me harán" pero no tengo ni chispa de confianza en los que ya han nacido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno.

    Pero nos queda mucha tela que cortar aún.

    ResponderEliminar
  4. Esta raspa, todavía es capaz de volver, o tirando mano del dicho "bicho malo nunca muere". De la cúpula del PP, ya no se salva ni Cristo, o mejor dicho se salvarán todos, y a nosotros nos seguirán dando por culo. Si tuvieran verguenza y educación, deberían dimitir todos, porque parece ser, que hasta las gaviotas las tienen de mierda hasta el cuello.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar