, , , , ,

Sonrisas y lágrimas

Su aparición ayer, tras declarar como testigo en una de las múltiples causas contra la corrupción y la financiación ilegal de su partido asegurando de nuevo que ella no sabía nada, pero que nada de nada oiga usted, fue un prodigio de actuación, lejos de ese azote liberal, esa lideresa todopoderosa, esa figura castiza, esa mujer con más vidas políticas que un gato, ayer Esperanza Aguirre nos dedicó una voz temblorosa, entrecortada por las lágrimas de pena, estupor e incomprensión ante la detención de, este sí, su mano derecha (la izquierda lleva un par de años en la cárcel que él mismo inauguró) Ignacio González por una presunta trama cuando estuvo al mando del Canal de Isabel II (esa empresa pública que debería preocuparse del abastecimiento, saneamiento y depuración del agua, ese bien básico que siempre fue común y ahora moneda quebrada para políticos sin más decencia que seguir robando a manos llenas).

Lágrimas de cocodrilo de la reina de la charca de las ranas, lágrimas de cobarde que le ve las orejas al lobo, primera fase de su estrategia para difuminarse, perderse, borrarse, ampararse en el yo ya no estaba, yo no sé, yo soy rubia. No es nuevo, al borde de las lágrimas y azorada cual ancianita recorrió los medios cuando su chulería (si es que semos de Madriz y de la nobleza) la puso al filo de un asunto feo tras su movida con el coche, el cajero, la moto por los suelos, la persecución, los guardias a la puerta, y encontró quien la amparase, no ya entre los medios que viven, básicamente de la publicidad institucional (quizás alguien debería pensar que con lo mal que está la vida para tantos, no parece razonable gastar millones en anuncios que de nada sirven), sino también entre los togados, quizás porque entre estos también los hay como ellos dicen “de casa”.

Escucho el croar del pantano con su runrún de la justicia funciona, mientras vemos que los fiscales tienen que alzarse contra su jefe para poder hacer un registro quien sabe si del despacho del compi amigo de la Reina, esa joven periodista divorciada que pensamos algunas (boba, si es que soy boba) podría acercar la monarquía a la realidad, o que son cesados a pares por tratar de meterle mano, ahora ya en serio al histórico 3%, o simplemente abandonados sin medios ni seguridad alguna mientras pelean con la hidra de las mil cabezas en Valencia o Murcia donde la corrupción, el abuso, el robo viene conviviendo con las aulas prefabricadas, los pelotazos urbanísticos, las inversiones ruinosas y el todo vale, incluso la figura del Papa que (boba, más que boba) una hubiese pensado intocable para quienes sólo entienden defender su fé atacando a quienes ni viven ni piensan como ellos.

Miro y no soy capaz de ver, no parece haber límite alguno ante tanto abuso, el dinero que algunos pagamos en impuestos se evapora entre las manos sucias y ambiciosas de quienes se disfrazaron de servidores públicos para perpetuar un modelo en el que la parte gorda del embudo es siempre la suya, amparados en sus propias reglas, auxiliados por los bancos de siempre (lo de la colección de empresas en paraísos fiscales del Santander ya va para bingo, posee más de 200 de las 300 que se tienen computadas al calor de la banca patria), cubiertos por puntillas rancias, disfrazados y loados por periodistas que en la intimidad no dudan de calificar a una mujer como zorra

Eso sí, el primer Presidente del Gobierno que tiene que acudir a un juzgado, nos cuenta lo contento que está, lo normal que es todo y sonríe, sonríe tanto como la otra llora, dos caras de la misma moneda, comedia y tragedia que siempre, siempre pagamos los mismos.

Quizás nos lo merezcamos por cobardes, pero ¿y nuestros hijos, nuestros nietos?


POSTDATA: Acabo de tropezarme con este chiste de Bernardo Vergara en ElDiario.es y no puedo resistirme
Lágrimas de cocodrilo
 

16 comentarios :

  1. Es descorazonador que después de todo eso el PP siga ganando elecciones, es descorazonador, pero habrá que hacer de tripas corazón y seguir peleando.

    Celebro tu vuelta, un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que con mantenernos en pie, ya vamos bien.
      Un beso y gracias por estar

      Eliminar
  2. Si fuera verdad que la de las lágrimas de cocodrilo no sabía nada estaríamos ante la más ingenua, ignorante e incompetente de los servidores-as públicos. Pero sabemos que no es así. Esas lágrimas han sido un intento, no sé si bueno o malo, pero no he leído ni un sólo lugar dónde cuelen.
    En fin, si de todo esto no salen buenas y poderosas manifestaciones contra la corrupción no saldrán por nada. Un beso y un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con los deseos para el fin de semana, que además aquí es puente,
      Feliz Sant Jordi

      Eliminar
  3. ¿ Que no sabía nada ?. Solo tenía que echar un vistazo a la casa de González en Aravaca, ( seguro que estuvo allí ) y preguntar cómo demonios se había pagado aquella mansión. Mármoles italianos exquisitos, maderas exóticas como parqué....

    Este país es tremendamente rico. Soportó cuarenta años de expolio sistemático durante la dictadura, y ha soportado más de treinta de robos en pseudo-democracia.... ¡¡ Y lo sorprendente es que aún no estamos arruinados del todo !!.

    Eso sí, diez años mas de saqueo a este ritmo, y acabaremos convertidos en una república bananera con una inflación galopante y con una economía basada en el trueque para no perder poder adquisitivo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría que te equivocases, pero me temo que tu diagnóstico es más que acertado.
      Un beso

      Eliminar
  4. El humor es innato en todos los españoles y nos salva de muchas disputas. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá no sea también la única reacción de la que seamos capaces.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Creo que debería dar clases de dramatización porque como le queda mucho que hacer llantinas, a ver si la próxima vez lo hace mejor.
    Y de pinocho ¿qué voy a decir? el hombre se hace el contento es... no encuentro el calificativo se puede ser más...

    ResponderEliminar
  6. Posiblemente se tenga que ir o la echan, ahora bien, se marchará con la creencia de que todo lo ha hecho bien, así lo creerán sus acólitos, y seguramente los medios de comunicación amigos, lease los Marhuendas de turno, de vez en cuando la sacarán en una entrevista blanca en la que nos recordarán los buena ministra, presidenta de comunidad y de partido así como de concejal, esta mujer está por encima del bien y del mal, así nos luce el pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nos luce poco y feo.
      Un buen resumen.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Lo de ésta mujer es mucho...pero mucho...
    Mira que yo cuando veo llorar a alguien siempre me sabe mal, incluso si son los malos pero ayer la miraba y no daba crédito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es el colmo de la desvergüenza, el colmo.
      Un beso

      Eliminar
  8. A veces ese llanto es un reflejo del miedo que siente en ese momento

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O de la rabia.
      Bienvenido de nuevo, Chaly. En unos días retomo mis visitas.

      Eliminar