,

Ni picante ni al revés

Hace meses que esta entrada me rasca en el subconsciente y que una y otra vez la relego al limbo de los temasparacuandonosemeocurranada, pero lo cierto es que no lo he abordado por pudor, por un pudor tan tonto como aquel primer anuncio de crema para las hemorroides, que no se nombraban porque 'se sufren en silencio'. Un pudor que he venido calificando de infantil, como aquel que nos provocaba una risa irresistible cuando éramos niños y alguno se atrevía a decir cosas tan tremendamente obscenas como caca, culo, pedo o pis; pero que en el fondo esconde algo más, es un pudor sexual,  casi un tabú, porque a diferencia del Hemoal, los anuncios a los que me refiero no son en caso alguno unisex, sino específicos para las mujeres y cuando se junta intimidad y mujer, algo hace que se me traben las palabras y se me haga todo más difícil (cualquiera diría que estuve algo más de medio curso en una escuela de monjas)


En fin, a lo que vamos, seguramente habréis visto un anuncio en el que una chica jovencita vestida con una sucinta camiseta de tirantes y unas bragas tipo culotte, muy fresco y decente todo en un tono neutro verde bebé, nos interroga sobre cómo procedemos a la higiene de nuestra zona íntima, para recomendarnos un producto que cuenta con muchas adeptas en el otro lado del charco, y que probablemente las iría ganando aquí si no fuese porque el anuncio termina con la siguiente alegre afirmación: “yo en lo más íntimo quiero chilly”(leáse chili)

Quizás los fabricantes no han recurrido a la socorrida herramienta que permite saber cómo suena o a que creerán los hablantes de una lengua en concreto el nombre comercial de turno, como les pasó a los de Mitsubishi que tras el lanzamiento tuvieron que cambiar el nombre de su modelo Pajero por Montero dada la posible traviesa interpretación del término, y quizás como nos da pudor nadie le ha hecho notar a los del gel, que realmente ninguna mujer querría una sustancia irritante en lo más íntimo salvo que se encontrase recorriendo un peculiar sendero del placer no muy mayoritario.

Pero si en un caso se trata de nombres e interpretaciones en el segundo, la cosa es mucho peor, el mayor fabricante de compresas del país, pretende revolucionar el mercado con una que es capaz de absorber “bocabajo”, lo que sin duda sería muy interesante para un viaje al espacio o al menos a la estación espacial internacional, donde tengo entendido que no actúa la gravedad, pero realmente no tiene aplicación ninguna aquí, en la Tierra donde sí funciona. 

He tardado tiempo pero he hecho una encuesta entre un número significativo de mujeres y ninguna, es decir ninguna, me reconocido menstruar a presión, o lo que es lo mismo, que boca abajo, no hay flujo.

Así que ¿acaso todos los que han participado en la elaboración y lanzamiento del producto son varones que nunca han sigo capaces de hablar sobre la menstruación con una mujer, o nos están tomando por bobas (y no me refiero a pagar el IVA de compresas y tampones como si de productos de belleza se tratase, que también)?

Bueno, ya lo he escrito, ahora ¿seré capaz de publicarlo? No me juzguéis muy duro.

8 comentarios :

  1. No le encuentro "peros" al asuntechi de las compresas, pues están mostrando que tiene tal poder de absorción que aun cuando ellas esten patas arriba la compresa cumple su cometido.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. querida pilar:
    gracias a tu entrada me siento menos rara, porque cada vez que veo estos dos anuncios me pasa lo mismo que a ti... con el primero me pregunto quien será la loca que quiere chili precisamente ahí... con el segundo me pregunto quien necesita compresas que absorban boca a abajo, y por muchas vueltas que le he dado no he sido capaz de encontrar respuesta a estas preguntas...
    otro día hablamos de lo que creen los publicistas que nos pasa a las mujeres cuando nos ponemos un perfume...
    besos y que me ha encantado tu entrada!!

    ResponderEliminar
  3. Sobre los nombres de productos para otros países, los japoneses se llevan el Premio Gordo: justamente en 2009 escribí esta entrada para que te rías un poco.

    Sobre el tema de los productos que hombres hacen para mujeres, tenemos las absurdidades que mencionas en estos campos tan íntimos. De paso digo que cualquier producto para higiene íntima femenina que tenga perfumes y quien sabe cuántas más porquerías es probadamente nocivo. He visto casos tremendo de alergias y etc, en chicas jóvenes (que creen que son "guay" de modernas) que ni te cuento. Para la moda de mujer diseñada por hombres tenemos al asqueroso, loco y misógeno de Karl Lagerfeld y todas las mujeres sin cerebro que le aplauden sus porquerías, pagan fortunas por y las tratan de usar. En fin, me callo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me parece una entrada de lo mas normal, son temas del día a día, la publicidad ocupa mas espacio que las películas, me parece genial dedicarle tiempo, algunos anuncios son fantásticos, y casi siempre son los de bebidas (O sea lo que se ingiere) pero los de compresas y cremas, geles y demás (o sea lo que se expele) son pésimos. Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Joer, no se que decir!!, de todos modos vosotras tenéis suerte de tener "chilly" para lavaros vuestras partes íntimas, los hombres solo tenemos "jabón lagarto" para lavarnos esas mismas partes, si queremos algo más fino hay que pedir permiso a la pareja para que te deje usar ese chilly o cualquiera parecido; a cuanto a lo de las compresas, tampoco se que decir, siempre he sido minoritaria en casa, con tres mujeres, cuando no era una era la otra o la de más allá, a mi esas cosas ya no me asustan y lo de la publicidad, pues eso, que nos toman a todos por gilipollas y, es que a lo mejor, lo somos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No te puedo juzgar duro ni de ningún modo. Sólo desconocía por completo el efecto que ese anuncio producía. Tal vez porque tampoco veo anuncios o no les hago caso. Tu entrada me interesa por lo que demuestra lo inmensamente evocadora que es la lengua, las palabras, cómo producen sensaciones reales. A las palabras no siempre se las lleva el viento. En fin, ya veo por los comentarios que estas acompañada en tus cuitas. Al menos se te habrá pasado el rubor. Disfruta de tu fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Mucho me temo que la campaña publicitaria que desafía a la gravedad la han hecho hombres.

    Hombres que no se han molestado en consultar antes del lanzamiento a sus esposas, compañeras, hermanas, amigas o compañeras de trabajo.

    Y han caído en el mas absoluto ridículo.

    Hubo un publicitario que dijo hace ya tiempo :

    "No le digáis a mi madre que trabajo en publicidad,
    ella cree que soy pianista en un burdel".

    Tenia más razón que un santo, su madre jamás se lo habría perdonado.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de percatarme de lo muy mayor que soy. Años hace que no trabajo el sector compresas -hasta que tenga que volver por las pérdidas- y cuando no necesitas algo pasas de publicidad. En cuanto a los jabones, hay que ser cuidadosos siempre con su uso en zonas delicadas, cualquiera que sea la índole de la delicadeza, porque la higiene desmedida nos va a matar de alergias, así que también paso de publicidad.
    Tu post, en cambio, sirve para demostrar que cuando quien escribe es inteligente cualquier tema es interesante.
    Besos, nena

    ResponderEliminar