, , ,

De galardones, sillones y cloacas

Impulsado por un parlamentario socialista europeo español, se concede el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la Unión Europea; impelido por su necesidad de guiarnos por el proceloso mundo de la literatura femenina, un académico de la RAE nos indica qué autoras merecen ser leídas mientras aprovecha para desprestigiar a una poetisa ya fallecida responsable entre otras muchas cosas de haber enseñado la parte mágica y lúdica del lenguaje a dos generaciones de españoles y españolas; empujado por las demandas que se le acumulan, un antiguo comisario condecorado por todos los gobiernos democráticos de este país, decide conceder una entrevista en televisión, púlpito desde el que descarga sin prueba alguna más allá de sus palabras contra todo lo que le parece oportuno.

UE Madrastra
Y me quedo pensando que quizás se trate de lo mismo en todos los ámbitos, un oropel al merecimiento histórico de una institución al borde de su propio precipicio, una Europa que sin duda ha servido para que alemanes y franceses no nos arrastrasen a otra guerra, pero que en caso alguno reaccionó adecuadamente en la de los Balcanes y que se ha manifestado absolutamente alejada de las necesidades acuciantes de los refugiados de la guerra de Siria, escondiendo la cabeza en la responsabilidad de los estados como si pudiéramos olvidar su trato con Turquía para retenerlos previo pago; una institución que a pesar de su hermoso himno ha permitido que se impusiera la filosofía alemana de castigar al sur (espacio que solo sirve para sacar rendimiento y venir de juerga infame) primando a los capitales sobre las personas. 

Un premio en definitiva que devalúa unos galardones que han ido haciendo visible a gente e instituciones realmente ejemplares (claro que tras el Nobel preventivo de la Paz a un Obama recién elegido...) tratando con su pompa y circunstancia ocultar que la Unión Europea se encuentra en uno de sus peores momentos y evita el sereno análisis de sus causas.

Gloria Fuertes
De igual modo, un pasado glorioso venido cada día a menos por obra y gracia de sus miembros empuja a Javier Marías a abandonar el Parnaso para explicarnos a nosotras las mujeres que eso de recuperar autoras es una bobada que antes que beneficiar va a perjudicarnos, porque las buenas son las que él enumera, el resto, el resto no merece el esfuerzo. 

Así aquel al que admiramos por su corazón tan blanco determina que Jane Austen, Emily y Charlotte Brontë, George Eliot, Gaskell, Staël, Sévigné, Dickinson, Dinesen, Rebecca West, Vernon Lee, Jean Rhys, Flannery O’Connor, Janet Lewis, Ajmátova, Arendt, Penelope Fitzgerald, Anne Sexton, Elizabeth Bishop,  Agatha Christie y la Baronesa Orczy, Crompton,  Blyton y en España Pardo Bazán, Rosalía, Chacel, Laforet, Fortún y Rodoreda (menos de 30 mujeres de todos los tiempos e idiomas)  merecen el riesgo,  porque con ellas, las que él ha seleccionado para nosotras, incapaces de formarnos criterio, no hay temor a la decepción

Y entre palo y palo, entre otros al cine español, decide que Gloria Fuertes no merece reconocimiento. Él puede, como cualquiera, tener su opinión sobre el trabajo de una autora, me impresiona de dónde cree obtener la autoritas para decidir qué debemos o no leer escrito por mano femenina. La RAE empeñada en convertirse en una institución carpetovetónica se transforma en tribuna para quienes precisan vomitar su soberbia.

Cloacas
Y como final, o rematadera que diría una vecina muy maña que tengo, el comisario Villarejo cuenta en Salvados lo que le viene bien contar; que si el rey emérito con esta o con aquella, que si los catalanes corruptos y el independentismo, que si los papeles de Bárcenas, que si la acosada del compiyogui...mucha basura y no me importa cuánta verdad. 

Lo terrible es comprobar como bajo la superficie de un estado cuasifallido se mueven con libertad figuras tan tenebrosas como ésta. Gentes que al estilo americano, pero con la caspa propia de un Torrente cualesquiera, hacen de nuestra capa su sayo, de nuestra bandera su cuenta opaca y de nuestra confianza en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado la excusa para jugar a matones del patio, apenas un anticipo del documental Las cloacas de interior que seguro que nos deja peor cuerpo aún. Otro colezato más de un momento de cambio donde lo muerto ya no da más de sí, pero lo nuevo no termina de aparecer.

11 comentarios :

  1. Y a mí que me gusta la obra de Javier Marías. Pero si algo tengo claro es que lo que escriben los autores es una cosa y lo que piensan otra muy distinta. Las autoras que cita este, al menos la mitad que he leído, son buenísimas. Pero más allá de esas hay muchas otras que me han llenado tanto o más. Y si recomiendo las que me han gustado no veo por qué cerrarme a las que me pueden gustar y no he leído aún. El señor Javier Marías se limita él solito. Y nos quiere limitar a todos-as. Su lista es para maquillar su sexismo.
    Sobre el resto de personajes siniestros que hablas son todavía peores.
    Y claro que todo va sobre oropeles a instituciones caducas. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. ELLOS.
    Buen inicio de semana. Vuelves dar palos a quien los está necesitando desde hace tiempo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanto El corazón tan blanco, pero como bien dices una cosa es lo que escriben y otra lo que piensan y este erigirse en juez supremo, como que no.
      Un beso

      Eliminar
  2. El domingo fue uno de esos días que te vas a la cama con la sensación de estar viviendo en una gran cloaca en la que prosperan los presuntuosos, los carentes de escrúpulos y los incompetentes que no son capaces de defender el patrimonio común, caso de Doñana.
    Ya estamos tardando demasiado en asentar el mundo nuevo mientras alimentamos ese otro viejo y podrido. Pero, francamente, no sé qué más podemos hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que habiendo por principio y sentido común renunciado a la violencia, poco más que esperar y tratar de no poner palos a la rueda del cambio.
      Un beso

      Eliminar
  3. Lo del premio, puro nepotismo, o como dicen ahora : "cuñadismo". La UE a punto de naufragar en sus propias deposiciones, y aquí, uno que se auto-adjudica el premio. ¡¡ Veguenza ajena !!.

    Lo de Javier Marias me ha dejado descolocado, mas que nada, porque se arroga de una autoridad cultural de la que carece por completo. Creo que el, ni nadie tiene la capacidad para decidir la excelencia literaria.

    Y lo de Villarejo quizás era de esperar. Como parte implicada en estos manejos, solo explica lo que cree conveniente. Pero aún teniendo en cuenta que solo ha explicado la mitad o la tercera parte de la verdad, me he quedado a cuadros al conocer la implicación del CNI en los asuntos de la "Bragueta Real".

    Yo creía que tras la época de los desmanes de Manglano en la dirección del espionaje, estos asuntos habían quedado superados.

    Pero veo que no es así, y nuestros "Anacletos" de vía estrecha siguen estando dentro de las sábanas reales, y metidos en el fango de los líos partidistas.

    Así les vá.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguimos en la época más sepia de nuestra historia moderna, pero no nos hemos sabido/querido dar cuenta, y por si faltan pruebas la no declaración de Bárcenas ayer en el Congreso.
      Un beso tristón

      Eliminar
  4. Paso a dejarte unos abrazos, hace calor para ver la tele, seguir las noticias por la radio y los periódicos huelen a tinta rancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ester, sin duda mucho más importante que tanta inmundicia.

      Eliminar
  5. Lo de estado cuasifallido me ha llegado al alma, una perfecta definición de lo que es España y, lo peor, ahí estamos todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguirmos quietos, esperando ¿el santo advenimiento? Mal plan para quienes no creemos

      Un abrazo

      Eliminar
  6. El mero hecho que le dejaran hablar, a Villarejo, me dejó atónita.

    ResponderEliminar