, , , ,

De premio: la vida

Planteado como un programa de televisión, como un concurso, la agresiva campaña de la Fundación Salud como Derecho quiere concienciarnos a todos sobre la terrible realidad del coste de los medicamentos que podemos llegar a necesitar para salvar la vida. 

Salud por dinero
Y eso que nosotros, mal que bien, aún tenemos la suerte de acceder a los medicamentos a través del sistema público (si aparece uno nuevo o una evolución del mismo, podemos encontrarnos ante la misma situación que los enfermos de hepatitis B sufrieron, e incluso algunos pagaron con su vida, mientras el Gobierno aseguraba que era cosa de las Comunidades Autónomas a las que mantenía ahogadas en lo económico), privilegio del que no disfrutan una de cada tres personas en el mundo. 

El vídeo de la campaña, plantea la parafernalia completa, su presentador, su jurado y sus concursantes; la mujer con cáncer de mama, el joven con SIDA y el mayor con su hepatitis C, tratamientos que rondan los 40.000, 20.000 y 8.000 euros respectivamente.

La Fundación Salud como Derecho defiende la idea de que estos precios, que lastran terriblemente el presupuesto de los sistemas públicos, no dependen de los costes de investigación (en buena parte financiada con dinero público) sino de la absoluta libertad de las farmacéuticas instaladas en los beneficios crecientes sin límite, entre otros motivos por las políticas de patentes y la escasa, escasísima, competencia en estos tiempos de la globalización. 

Para visibilizar el problema y tratar de plantarle cara han lanzad una recogida de firmas que apoye y acompañe la carta que entregarán a Farmaindustria

Dale al play




Y si quieres apoyar la iniciativa, firma AQUÍ

4 comentarios :

  1. Las farmacéuticas (las importantes están en el extranjero) se mueven por dinero como cualquier otra empresa, pero en general los medicamentos en España estan al alcance de todos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El problema no nos afecta de momento. Pero si las farmacéuticas siguen así de libres podría llegar el momento en que nuestro ya maltrecho sistema sanitario no pudiera soportar el peso económico que lo desangra. El problema es más grave de lo que parece. Si se limitan los excesos de las farmacéuticas podremos garantizar una sanidad al alcance de todos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues yo pienso que en España hemos ido a peor, a mucho peor... y no sólo por los medicamentos, que también, sino en general.

    Alucino, parece que la gente está contenta aquí... les diría que se pasen por algunos hospitales y vean el desastre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Las empresas farmacéuticas se han constituido en uno de los mayores poderes fácticos del planeta y hacen y deshacen a su antojo sin que haya gobierno capaz de hacerlas frente. Son peligrosas por su enorme e incontrolado poder pero también porque juegan con la vida y la muerte. La nuestra.

    ResponderEliminar