,

Des-movilizada

Desayuno
Podría contar que me estoy sometiendo a un experimento o que he decidido comprobar cómo es volver al pasado sin la ayuda del Delorian, pero la realidad es mucho más simple; me he olvidado el móvil.

Así que para empezar, no le he deseado un buen día al amor de mi vida como cada mañana, no he convidado a un café virtual a mis amigos de Twitter, no he repasado las noticias, ni avanzado en la lectura de la última novela de Lorenzo Silva, ya en fase de relectura, no me enfurruñado con la versión alternativa de los medios que se escriben a sí mismos, ni sorprendido de la inagotable capacidad de hacer bromas, risas, chascarrillos y montajes de cientos de personas, supongo esta mañana a costa de las celebraciones de la duodécima copa de campeones del Real Madrid.

Y ¿cómo va la cosa? son apenas dos horas de abstinencia, pero reconozco que miro a la esquina izquierda de mi mesa con cierta insistencia.

A las cuatro recuperé el móvil,  más de 70 mensajes de WhatsApp y  7 menciones de Twitter al acecho. Resultado, se puede ir sin él,  pero cuando lo reencuentras, te absorbe. 

Mañana lo dejo en la puerta, que el pequeño se adentra en las procelosas aguas del acceso universitario y necesito mandarle achuchones, calma y suerte.

12 comentarios :

  1. La de cosas que hacemos con un móvil, ya es peor dejarse el teléfono que la cartera pero a la vez que paz sin el, el tiempo transcurre mas lento pero mas completo. Lo has contado como un cuento, como el principio de un relato, Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo vivo en el pasado y estoy feliz en él


    Besos

    ResponderEliminar
  3. El móvil para trabajo.
    Bueno, y para escuchar podcast sin wifi :D

    Abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué de cosas sin hacer! Todo por culpa del móvil. ¡Dichoso móvil! Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pues has lo que quieras, bien sea olvidar el móvil o llevarlo encima pero lo esencial a mi modo de ver es que tanto una cosa como otra, sin dramatismo, con determinación, sabiendo que tu vida no va en ello y que tu determinación es lo que importa porque no hay verdades sino pasos inciertos que vamos dando, unas veces por aquí y otras por allá. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Somos esclavos ya...
    Esa es una guerra perdida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¿cómo nos la apañaríamos antes sin móvil?

    ResponderEliminar
  8. Se puede estar sin él, claro pero resulta muy útil tener a mano tanto y a tantos en tan poco espacio.
    Besos sin emoticono

    ResponderEliminar
  9. Primero que todo: ¡suerte con el pequeño en esta nueva etapa que comienza!

    Me hiciste reír con lo de mirar la esquina izquierda de la mesa.
    Veo que tuviste una buena dosis de abstinencia. Pero, cuidado con que te degluta cuando te reconectas jajajaja

    Besos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Myriam, de tanto cruzar los dedos los tengo moraditos ;-)

      Eliminar
  10. Voy a pasar unos días de semi abstinencia obligada, aprovecharé para hacer una cura de desintoxicación. Ya te contaré los resultados. Pero si ves en las noticias una loca subida a la Torre Eiffel buscando wifi no preguntes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, ya no hay roaming, así que pocas excusas.
      Disfrutadlo todo, un beso enorme

      Eliminar