,

Más allá de la condena de Adán

"Solo en una sociedad que obliga a trabajar para poder comer, puede verse como una amenaza en lugar de una liberación que desaparezcan trabajos odiosos. Cómo salir de esa relación que te obliga a ser trabajador, cuando cada vez resulta más difícil serlo. Cómo hacer de esta situación una posibilidad de emancipación de la propia condición de trabajador, es decir, emancipación del capital".



 Jorge Moruno

10 comentarios :

  1. Tal cual la nuestra. Increíblemente acertado.

    ResponderEliminar
  2. Estamos en un proceso de cambio cada vez más acelerado pero ni acaban de surgir las nuevas propuestas ni acabamos de desprendernos de los viejos hábitos. Somos la generación puente y estamos pagando las costas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Seguro que habrá cambios, pero no se si nos gustarán, ya sabemos que somos protestones. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Está todo muy bien organizado. Años y años de terror y todos mansos y agradecidos de la basura laboral.

    Abrazos, Pilar.

    ResponderEliminar
  5. Pero Jesús contradijo al Padre y nos enseñó a no preocuparse por el comer o el vestir.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Querremos volver a los campos y ya no tendremos campos
    sin venir a cuento, o si, me he acordado de la diferencia entre mis abuelos paternos y maternos en la época de la guerra civil, mira tú a donde me he ido!
    mientras los primeros vivian en la ciudad y las pasaron canutas para comer , los de la aldea siempre tuvieron recursos : los de la tierra y mi abuela con lo que buenamente recolectaba se iba en el tranvía a la capi para vender genero y con ello tener aceite, azucar,...etc
    lo dicho volveremos a los campos y no tendremos campos... porque tb los hemos vendido

    un beso y disculpa mi divagar

    ResponderEliminar
  7. El calor os, nos, está afectando y mucho.
    Aparte de eso, decirte que es una frase muy acertada.

    ResponderEliminar
  8. Impactante. No tiene desperdicio de principio a fin. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Seguimos sin ser conscientes de nuestra propia fuerza.

    Si nadie cubriese esos puestos penosos por un salario de hambre, otro gallo cantaría.

    Lo de que "hago esto porque hay que pagar la hipoteca" empieza a sonar demasiado manido. No se consigue nada sin sacrificios.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. El trabajo tal y como lo hemos entendido, como medida de nuestra posición en el mundo, como billete para la vida, como medio para adquirir los bienes imprescindibles (y los demás dependiendo) está a punto de desdibujarse, hay más personas que puestos de trabajo (entendido como actividad remunerada) y las opciones empiezan a dibujarse.
    Todas llevan a un futuro más que negro, salvo las que apenas balbuceadas plantean otro modo de predistribuir la riqueza.
    Un saludo

    ResponderEliminar