,

Te regalan lo tuyo y tienes que dar las gracias

Ministro reprobado Montoro
El reprobado y musical ministro Montoro, el mismo que ideó un sistema inconstitucional pero eficaz para echar una manita a los patriotas que tenían sus dineritos poco limpios fuera de casa, el mismo a quien ABC, en un alarde de lo que se conoce como fuego amigo, se empeña en asegurar que repatía tarjetas de su empresa entre altos cargos del IBEX en cenas organizadas por Rato en la sede de Caja Madrid, se afana una y otra vez en defender que sus presupuestos, los que ha aprobado con el apoyo inasequible al desaliento o la corrupción de Ciudadanos y el compromiso de pago (lo de todos para unos) por sus votos a vascos y canarios de ambos lados, son muy sociales, dice incluso que sube el gasto social a cotas nunca alcanzadas (de la mano de la deuda o de las pérdidas en los rescates bancarios, será).

Y se queda tan pancho, tanto que hay medios que le apoyan en su argumento, que no es otro que el siguiente; como la partida global de pensiones sube, sube el gasto social.

Si el denominado gasto social, tiene o no un matiz negativo, vinculado a prestaciones sociales (como si quienes reciben las más que escasas ayudas fuesen vagos y maleantes y no personas que no son capaces de obtener una renta digna para vivir, entre otras cosas porque casi no hay empleo y mucho del que se ofrece no permite obtener un salario mínimo) es discutible, pero hay una realidad que no lo es; las pensiones contributivas (mayoritarias en número y sobre todo en importe) en España no son caridad, no es algo que el Gobierno nos regala, sino el resultado de nuestras aportaciones a lo largo de toda la vida laboral.

Otra cosa será si ese dinero se emplea en lo que no debe, se invierte donde se pierde, no se guarda adecuadamente o si las cotizaciones son más bajas de lo que deberían, en parte por los bajos salarios y en otra, nada despreciable, por las permanentes rebajas que se les ofrecen a los empresarios. 

El tema es arduo, complejo y espinoso, pero por favor cuando veáis noticias como esta de Heraldo de Aragón, no creaís que el Gobierno, nacional o autonómico están haciendo un esfuerzo, simplemente las personas que hoy se jubilan han cotizado más y por eso sus pensiones son más altas y el gasto sube.

7 comentarios :

  1. ¡Cómo se ríen del personal...!
    Me pongo mala de ver tanta cara dura de verdad que prefiero no opinar, concretamente estos día de Junio me ponen la piel de gallina.

    ResponderEliminar
  2. sonriendo por lo que dice Teracy
    me gusta lo que has escrito Me voy con una sonrisa

    ResponderEliminar
  3. Y se olvida una cosa con respecto a las pensiones, aquellos que hemos sido prejubilados de forma obligatoria y hemos tenido que jubilarnos a los 61 años, perdemos de forma permanente, aunque hayamos cotizados más de 40 años, un elevado porcentaje por año no trabajado hasta los 65 años (en mi caso 4 años por un 6% de descuento de la pensión por año no trabajado), lo que hace un 24% menos de lo que me correspondería, este dislate no se corrige al llegar a la edad de jubilación legal los 65 años, lo que supone que le doy al estado 500€ mensuales hasta que tenga la desgracia de morirme que se ahorrarán una pensión, pese a ellos, digna, todos no pueden decir lo mismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Titulares manipuladores,el pan nuestro de cada día.
    Qué cara más dura...

    Lo has explicado perfectamente.
    Besos,Pilar.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy de la generación sándwich llamados así por no tener los años requeridos y en ese sentido hemos perdido nuestras aportaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Emilio ha descrito punto por punto exactamente mi situación.
    En cuestión de jubilaciones, somos gemelillos.

    Un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
  7. No recuerdo en toda la historia recente a un político tan cínico y canalla como este tipo de aire ratonil.

    Pero lo que me fastidia de el realmente es la soberbia y prepotencia que se gasta. Nació chulo y sin remedio.

    Es la cara deslenguada y sin complejos del PP.

    Un besazo.

    ResponderEliminar