,

Mirando

fachada colegio Gascón y Marín Zaragoza


Árbol floridoFachada Museo Provincial de Zaragoza

Ya hace días que quienes se han marchado de vacaciones comparten sus fotos de pies mirando al mar, preciosos monumentos o cañitas refrescantes y aunque nos encanta saber que lo pasan bien...así que os propongo mirar que no ver el entorno que nos rodea como si fuésemos turistas en nuestra propia casa.

Si en vez de ir con el automático puesto, levantas la mirada de tus prisas y pasas de ver a mirar, seguro que encuentras motivos para sonreír. 

(eso sí, echarse por la sombra, bombones)

9 comentarios :

  1. Tu ciudad tiene grandes avenidas repletas de arboles Pilar
    y si desde luego hay que levantar un poquito más la mirada y ahí contemplar esos pequeños grandes detalles que por andar a las carreras aunque los tengamos delante de las narices no los vemos
    un abrazo fresquito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah y lo que desde siempre me llamó mucho la atención fueron esas matas floridas que desde unos cuantos km antes de llegar ya anuncia desde la autopista que llegas a ZAZ

      Eliminar
  2. Es verdad vamos buscando cosas nuevas y las que tenemos al lado no las MIRAMOS.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece una idea magnífica, Pilar.

    Me recuerda cuando estudiaba en la Univ. de Estocolmo
    Arqueología del Mediterráneo y etc, como debíamos saber nociones de aquitectura, un grupo de compañeras nos paseábamos por Estocolmo oberservando y describiendo los Edificios para memorizar, de paso, los términos; a nuestro alrededor siempre se concentraba un grupo de habitantes "normales" que por lo general caminaban apurados, mirando el piso o embuidos en sus cavilaciones de turno. ¡Y lo contentos que los de estos grupos se ponian observando las bellezas arquitectónicas de la ciudad con nosotras que orondas como pavos reales nos explayábamos de lo lindo en las explicaciones! ES que, tienes toda la razón del mundo, no se necesita ir lejos ni estar de vacaciones para observar la belleza del mundo que nos rodea.

    Algún día llegaré a visitar Zaragoza, que aún no conozco.
    Y ya intuyo por lo que veo, lo mucho que me gustará.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Tengo unos amigos en Barcelona que una vez a la semana hacen una visita turística a su ciudad: salen de casa como si fueran viajeros de paso, visitan un lugar seleccionado o un barrio, sobre el que previamente se han documentado, comen en un restaurante de la zona... en fin, como turistas en su ciudad. Nosotros hemos hecho algunas excursiones también y resulta una manera muy interesante de descubrir un lugar que creías conocido.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Y tanto, Pilar.
    Hace años vi un reportaje de mi ciudad, sobre fachadas, y flipé. Pasaba a menudo delante de ellas y no había visto detalles.
    Desde entonces voy disfrutando de cazarlos, esté dónde esté.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pilar,es verdad lo que dices, siempre nos vamos a otros lugares para ver lo bonito que es, sin darnos cuenta que todo lo que tenemos en nuestro entorno no tiene nada que envidiar a lo demás, pasando por su lado todos los días y no apreciamos lo que tenemos, somos así de burriquillos:)
    Gracias siempre por tus visitas y comentarios:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tengo el privilegio de vivir en una de las ciudades que acumula muchas joyas arquitectónicas.

    Pero dejando de lado lo mas obvio ( La Pedrera, Casa Batlló, y el modernismo en general ), hay auténticas maravillas desconocidas en cuanto a cantería y a forjados en hierro. Eso si, hay que saber levantar la mirada, como bien dices.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Con 45 grados a la sombra los pocos granadinos que se atreven a salir lo hacen deprisa para volver a casa y poner el ventilador o el aire acondicionado (el que lo tenga), los turistas se derriten por las calles o ven como hoy se inicia un fuego en las proximidades de la Alhambra, un fuego que como todos los años es provocado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar