,

Pelotas de oro

Angel Maria Villar
Acostumbrados a los escándalos de corrupción política (eso que el Partido Popular llaman casos aislados y que se cuentan con los dedos de tantas manos que no se aprecia la lozanía de ninguna manaza en ese cesto), las triquiñuelas de quienes tienen mucho (quizás demasiado) y no están dispuestos a ser ese todos publicitario de la campaña de la renta, el caso de Villar viene a ejemplificar como ninguno los riesgos del poder.

Porque Villar, el eterno presidente de la Federación española de fútbol, no es un político, ni alguien de riquezas familiares acostumbradas a hablar en otros idiomas, ni siquiera uno que sorprendentemente gana un dineral con el que nunca soñó y no quiere poner su parte, quizás pensando en que lo que llega rápido se va del mismo modo. No, Ángel María Villar es un señor que llegó a la presidencia de un órgano a mitad de camino entre lo público y lo privado, el deporte y el negocio gracias a la votación de unos pocos y viéndose cómodo, se instaló.

Fútbol femenino
Posiblemente no fuese un hombre de alma negra, corazón corrupto o espíritu mezquino, pero se sentó en un sillón muy alto y descubrió que manejaba un montón de dinero y que nadie o casi nadie podía controlarlo porque a su alrededor se extendía un manto opaco adornado por la pasión que este pueblo nuestro siente por el circo, ya sea en forma de fieras devorando cristianos, esclavos luchando a muerte por su vida, brujas ardiendo en una la hoguera, toros esquivando estoques o personas en pantalón corto corriendo tras un balón (reconozco que iba a escribir hombres, pero me he acordado de las chicas de la selección femenina que andan peleando en la Eurocopa estos días, porque aunque se note poco y quizás no sea el punto más trascendente para las aspiraciones de un mundo mejor y más igualitario, lo cierto es que el fútbol ya no es una cosa de hombres, o no solo).

Ángel María Villar, solo, sin control, ocultos sus actos a los demás y puede que convencido de que su dedicación, entrega y valía no estaban suficientemente recompensados por el sueldo que cobraba se deslizó por la cuesta que lleva a mancharse las manos, puede que primero aceptando un regalo excesivo pero entregado con ligereza y sin contraprestación, después mirando a otro lado mientras alguien hacia un negocio, luego pensaría en su hijo (¿qué no se hace por un hijo?) y en que si otros ganan porqué él no, y poco a poco primero e imagino que muy, muy deprisa después pasó de ser un hombre con ideas para el fútbol, elevado ya a la categoría religión/negocio globalizado, a ser un hombre capaz de meter la mano en la caja, al fin y al cabo cuando hay mucho dinero un poco no se nota y para que se lo lleve aquel, casi me lo quedo yo, que me lo he ganado.

No disculpo a Villar, ni por asomo, pero creo que su caso (por cierto todo lo anterior es una presunción literaria, no sea que me vea yo en la cárcel a su lado por opinar) es perfecto para aprender lo que no debemos permitir que suceda nunca; que alguien esté solo en el poder, que gestione sin control ni transparencia, que no rinda cuentas y que esta situación se prolongue el tiempo (Villar está a punto de cumplir 30 años en el cargo) de modo que todos y cada uno de los que pueden detectar el olor de la cloaca sean ya parte del negocio. 

Nadie debería gestionar lo de otros sin transparencia, participación y rendición de cuentas. O como decía mi padre: con dedicación y esmero...vigilarás al del lapicero. Él lo aplicaba al que apuntaba los tantos jugando al continental pero vale para todo.

8 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito, se puede decir más alto no más claro. Ingenioso tu padre, sabía con tantos de la generación anterior, la auténtica filosofía de vida y tenían la nobleza del valor de la palabra dada. El ser pobre pero honrado se decía con orgulo. Este país de pandereta se modernizó y se metió todo en el mismo saco, también lo de ser bueno porque se hizo sinónimo de tonto, el listo es el que se lo lleva, que para que se lo lleven otros, el que defrauda hacienda y farda de ello entre los suyos porque encima le devuelven... La palabra honradez está obsoleta y pronto caerá del diccionario. ¿Acaso a alguien le importa saber su significado?

    ResponderEliminar
  2. Comencemos diciendo que el futbol es una iniciativa privada, los clubes comforman las asociaciones y estas federacion de futbol —mal llamada nacional— y estas federaciones estan asociadas a la FIFA y en la cual esta marcada claramente que es un ente privado y no estan sujetas a las leyes de cada pais. Dicho lo anterior, si existen chanchullos dentro de un club (Real Madrid, Bolivar, PSG, etc) o una asociacion (Asociacion de Futbol Tarijeño) o Federaciones (España, Brasil) son sus componentes los que podran INTERNAMENTE arreglar sus problemas. Pero los gobiernos nacionales con el interes de meter tambien la mano en la bolsa de dinero, han comenzado a perseguir a los dirigentes y en algunos casos han inrtervenido oficialmente nombrando Interventores.
    Yo lo veo como un abuso.
    Reitero son entidades privadas, si se hacen trampas entre ellos, que pito tocamos nosotros que jamas hemos dado un dolar al club de nuestros amores; deberan ser los socios los que arreglen sus lios.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Lo has expuesto perfectamente, pero a simple vista y como comentario de autobús es "otro caso más" ya no nos sorprenden las detenciones ni las cantidades robadas, nos hemos acostumbrado a que los periódicos solo tengan que cambiar la fecha y la foto. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo claro que la corrupción no tiene ideología, está demostrado que la permanencia en los altos cargos corrompe, sean políticos o no.
    Ahora tenemos un gran cambio, están saliendo a la luz casos que hace unos años eran impensables, ingresan en prisión los corruptos y además las nuevas leyes permiten embargar los bienes y recuperar cantidades importantes de lo robado o defraudado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. He leído a Chaly y puedo ver que no conoce las causas por las que han enganchado a Villar, no se si sabrá que este Sr. nunca ha querido subvenciones públicas para evitar cualquier control de la administración, precisamente por lo que manifiesta la federación/es son sociedades privadas; ahora bien, lo que no pensaba el Sr. Villar es que, la Selección Española, fuera campeona del mundo y dos veces Campeona de Europa con una manera de hacer fútbol novedoso que todo el mundo quería ver, esta ha sido la causa por la que han empezado sus problemas, cuando ha utilizado para beneficio propio, una Selección Española que es patrimonio de todos los españoles jugando además con la reventa de entradas, además, recibió subvenciones para hacer escuelas de fútbol en Haití como consecuencia de aquel terremoto de hace unos años y cuyo dinero se metió en el bolsillo suyo o de otros, haciendo algo que se llama CLIENTELISMO,- ese dinero fue devuelto tras varios años de exigírselo y lo tuvo que hacer pagando intereses- otra de las cuestiones a tener en cuenta, es que 30 años ocupando una presidencia es más o menos como los 40 años de nuestro dictador, no es democrático si se hace de forma honesta.

    Ayer le dije a mi nieto de 11 años que habían metido en la cárcel a su presidente, no sabia nada, ni le preocupa, el juega al fútbol sala, el se paga toda la equipación, bueno la pagan los padres y nosotros con algún regalo en su cumpleaños o reyes; cuando juegan en su campo, los padres de los jugadores tienen que hacer una colecta para pagar a los árbitros, los entrenamientos los hacen en el campo de Ayuntamiento que tienen que abonar de forma trimestral, en fin para que seguir. Solo decirle al Sr. Chaly que las federaciones serán entidades privadas, pero "no pueden hacer de su capa un sayo", hay demasiada gente inocente implicada que nada tiene que ver en los tejemanejes de esos "presuntos" sinvergüenzas y encima representan al país, lástima que sea moviendo el balón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Digamos que necesitamos: más Meritocracia
    y menos Ratocracia :-)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. (Y en cuanto a este Villar, ya podemos ir hablando, por lo que cuentas, de Ranciocracia)

    ResponderEliminar