, , ,

Amor de aluminio

Amor de alumino
Dicen los que saben, que el décimo aniversario se celebran las bodas de estaño, al parecer porque se trata un metal plateado, maleable, que no se oxida fácilmente y resistente a la corrosión, condiciones que debe haber alcanzado la relación de pareja tras diez años juntos.

No suena muy elegante, de hecho en otras páginas web se refieren a este como el aniversario de aluminio, y pensar en cacerolas es casi inevitable, pero quizás no sea una referencia tan tonta, al fin y al cabo tras estos años la relación brilla sin estridencias, se ha ajustado para acoger a dos personalidades diferentes que siguen evolucionando y soporta mejor los chubascos y tormentas que inevitablemente la castigan de vez en cuando.

Pero más allá de metales yo he preferido rescatar lo que fueron nuestros deseos para este camino que iniciamos tomando prestadas las palabras de Joaquín Sabina, cuando nos comprometimos a intentar que todas las noches lo fueran de bodas y todas las lunes lo fuesen de miel...

Que el maquillaje no apague tu risa, que el equipaje no lastre tus alas, que el calendario no venga con prisas, que el diccionario detenga las palabras, que las persianas corrijan la aurora, que el gane el quiero la guerra del puedo, que los que esperan no cuenten las horas, que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando, que el escenario me tiña las canas, que nunca sepas ni como ni cuando, ni ciento volando, ni ayer ni mañana. Que el corazón no se pase de moda, que los otoños te doren la piel, que las verdades no tengan complejos, que las mentiras parezcan mentiras, que no te den la razón los espejos, que te aproveche mirar lo que miras.

Boda Fernando y PilarQue no se ocupe de ti el desamparo, que cada cena sea tu última cena, que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena, que no te compren por menos de nada, que no te vendan amor sin espinas, que no te duerman con cuentos de hadas, que no te cierren el bar de la esquina.

Que cada noche sea noche de bodas, que no se ponga la luna de miel.

Algunas noches no han sido de bodas, a veces nos hemos dejado llevar por las prisas, otras hemos ido cobardes y claudicado ante el miedo, también hemos visto sin mirar y optado por el silencio, el cuento de hadas y el café frío. Pero no hemos dejado que la luna se apague sobre nuestras noches o pasase de miel a hiel, seguimos peleando por ser felices, juntos a pesar de las espinas de las rosas.

Y hoy apropiándome de las palabras de Benedetti, puedo asegurar que si te quiero es porque eres mi amor, mi cómplice y todo, y en la calle, codo con codo somos mucho más que dos. ¿seguimos sumando?

12 comentarios :

  1. Mis felicitaciones, cada año cumplido es un año de amor y respeto y con cada año el deseo de otro mas y así siendo felices se llega a esa edad en la que la vida de dos es la vida de uno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me temo que cada vez hay menos parejas que llegan a esas bodas de aluminio; algunas, ni llegan a las de madera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mil felicidades. Amar ya es una suerte, que te amen como tú amas, un milagro. Que dure, como que se te aparece la virgen...
    Ya sabéis cuánto os queremos. Besos a pares.

    ResponderEliminar
  4. Para ti y para tu amor (el que das, el que recibes y el que compartes), la canción "Oh qué será" de Jorge Drexler.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, Pilar, y que siga la suma :)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas felicidades,Pilar.
    Tienes lo mejor de la vida, amor del bueno.
    (Soy Paloma. Blog empleada doméstica. Tengo problemas para comentar con mi perfil)

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Felicidades!! Codo con codo, corazón con corazón

    Y metal sobre metal
    hasta llegar a las de...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a todas y todos, es un placer compartir también lo bueno.

    ResponderEliminar