, ,

Cataluña no es Escocia

Ni Puigdemont es Willam Wallace, aun cuando ambos luzcan amplias cabelleras. Y no se trata tanto de que el escocés arengase a los suyos con estas emocionantes palabras (o al menos éstas usó Mel Gibson)

"Luchad y puede que muráis. Huid y viviéis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos esos días desde hoy, por una oportunidad, solo una oportunidad de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡la Libertad!"

Porque Puigdemont también utilizó su tribuna y seguró que algunos se emocionaron al escucharle decir:

"Hoy el Parlament ha aplicado un mandamiento legítimo surgido de las elecciones del 27 de septiembre, por el que hemos luchado la mayoría de los votantes. Vienen horas en donde tendremos que mantener el pulso de este país en la paz, el civismo y la dignidad, como ha pasado siempre. Son las instituciones y las personas las que construímos sociedad. Un pueblo no se puede construir de manera separada. Este paso es largamente esperado y luchado. Cataluña es y será tierra de Libertad, en los momentos difíciles, ahora más que nunca"

Tampoco es la mayor de sus diferencias que Willam Wallace muriese a manos de sus enemigos, sin reblar, mientras Puigdemont se pasea por Bruselas sin que quede claro el motivo.

Cataluña no es Escocia porque lejos de trabajar por el acuerdo, por ensanchar el espacio común y trabajar por una consulta pactada, regular y legal, ha dedicado sus esfuerzos a empujar hacia un camino unilateral lleno de mágicas palabras y banderas que apenas ocultan un pasado y presente lleno de corrupción y recortes.

La libertad a la que ambos se refieren tampoco parece ser la misma.

10 comentarios :

  1. Es que cuando te comparas con alguien eliges lo mejorcito. Cuando te comparan los demás a lo mejor empiezas a vislumbrar la verdad.
    Yo le pido a Puigdemont que me devuelva las 1500 empresas que nos ha costado a los catalanes, que nos devuelva el dinero que ha usado para este despropósito, que se deje de pagar a TV3 y demás(esto ya va a suceder, creo, pero no por él) y sé que esto no me lo va a devolver pero que me devuelva también lo de pasarme por el resto del mundo sin tener que esconder que soy catalán, o sea, la dignidad. Besos

    ResponderEliminar
  2. No, en este caso ha fallado la épica. Ha decidido que el martirologio ya está mas que completo, y se ha largado a probar cervezas trapenses belgas.

    No siquiera ha sido "tocata y fuga", ha sido "vientre flojo y fuga", con lo que no le ha hecho ningún favor a sus compañeros de secesión que se han quedado aquí.

    No recuerdo un ridículo mas espantoso desde que Josep Dencás, consejero de gobernación en el gobierno de Lluis Companys, huyó de la Generalitat por las alcantarillas tras el fiasco de la proclamación de la República Catalana en 1.934.

    La historia, se repite.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y no crees que todo sea un plan bien urdido?
    El 21D ganan los independentistas y vuelven a proclamar la Republica
    ¿El gobierno volverá a sancionar el 155?

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El es una persona que ni siquiera fue elegido democráticamente en las urnas y ha humillado a un porcentaje de catalanes ilusos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Las comparaciones siempre suelen ser odiosas.

    ResponderEliminar
  6. Es lo peor que le puede ocurrir a un politico, que se crea sus propias mentiras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Los políticos suelen hacer eso: agarrarse por la solapa en plan amenazante, pero todos navegan en el mismo barco...Y ya verás, Pilar, cómo no les llegará el agua al cuello.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. País(es) de locos...

    Kisses (en escocés).

    ResponderEliminar
  9. Hola Pilar, los que vivimos en Cataluña ya estamos pagando las consecuencias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Los dioses confunden a quienes quieren perder. Los lares hispanos están tan hartos de nuestras tonterías que quieren perdernos del todo. Ya nada de lo que ocurre tiene sentido, es como si el director de la orquesta estuviera atándose los zapatos y los músicos siguieran el compás.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar