,

De la sedición

Disturbios Barcelona 20/21 septiembre 2017
De acuerdo con el artículo 544 del Código Penal son reos de sedición «los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales».

El alzamiento ha de ser multitudinario, público, abierto, exteriorizado, anárquico u organizado y tener el claro objetivo de impedir de modo violento (sobre personas o cosas) que se apliquen las leyes, que una autoridad pueda ejercer sus funciones o que se cumplan resoluciones administrativas o judiciales.

Este es el amparo legal para el enjuiciamiento de Sànchez y Cuixart, considerados promotores y directores de las concentraciones frente a la sede de la Consejería de Economía del pasado 20 de septiembre, ya que segura la jueza que con sus acciones "pretendían impulsar y asegurar la celebración del referéndum ilegal de independencia y con ello la proclamación de una República catalana, independiente de España, contraviniendo con ello la Constitución" y estando convencida de que existe una alta probabilidad de que se reiteren los hechos u oculten, alteren o destruyan pruebas, ha dispuesto su ingreso en prisión preventiva sin fianza.

Código en mano, no seré yo quien le dispute a la jueza Lamela su argumentación, otra cosa será valorarla en términos de oportunidad o proporcionalidad.

ANC y Omnium Cultural
La oportunidad de encarcelar preventivamente a los líderes de las asociaciones independentistas ahora, o la proporcionalidad de recluirlos en prisión sin juicio mientras otros ya condenados permanecen en sus casas son argumentos que nos llevarían muy lejos y muy rápido; “se quiere calentar el ambiente para tener excusa para la intervención en Cataluña”, “Iñaki Urdangarín sigue en Suiza estando condenado”, “Bárcenas toma el sol en su casa embargada de Marbella”… frases que se disparan en la barra del bar e incluso en las cada vez más tensas conversaciones en la oficina y que sin ser mentira no conllevan toda la verdad.

El Gobierno catalán ha decidido vulnerar las leyes, tanto las comunes como las propias y arrastra con él a buena parte de la población, amparada, dirigida y azuzada por estas instituciones privadas públicamente sostenidas, y eso tiene consecuencias. Primero las tuvo para las personas que pacíficamente resistieron papeleta en mano en los colegios electorales el 1-O, ahora para los dirigentes de esas asociaciones, quizás después para sus representantes públicos.

No cabe esperar otro proceder de la Justicia, otra cosa sería si hablásemos de política, pero qué sentido tiene si Rajoy y Rivera están ganando votos cada día. 

El diálogo, el acuerdo, la negociación o incluso la asunción de que hay una parte importante de la población catalana que no quiere seguir a nuestro lado, son facetas de la realidad que no caben en el retrato en blanco y negro con el que nos quieren contar su verdad.

3 comentarios :

  1. Es que no puedes retratarlo mejor. La jueza a actuado de acuerdo a ley pero en este momento puede entenderse, desde el lado opuesto, como oportunismo político(especialmente ante la dureza de una fiscalía que muchos dicen controlada por el Estado). Argumentos para los dos bandos los hay y sobrados. Y mientras, los que como tú o yo tratamos de entender los grises u otros colores entre el blanco y el negro, nos preocupamos porque el diálogo en esta confrontación no avanza ni un milímetro. Sólo avanza el caos y la retroalimentación de odio entre las dos partes. En realidad ya no son dos partes. Veo independentistas contra no independentistas catalanes, independentistas contra españoles, españoles contra cualquier catalán, españoles contra independentistas, equidistantes tratados como traidores... Ya ni el hecho de que España se esté quemando nos hace unirnos a una. A ver si encuentro el optimismo en algún lado porque últimamente me lo ponen difícil. Besos

    ResponderEliminar
  2. Llevas todas la razón, pero cuando veo videos como el que ayer se publico con una joven llorosa, me dio vergüenza ajena, con cosas como esa me entrar ganas de tirarme al monte, y ponerme a disparar a un lado y a otro.

    PD/ tal y como están las cosas "lo de tirarme al monte y disparar" es una metáfora pero me entran ganas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siento discrepar, estoy un poquillo cansada con el tema tiempos y oportunidad, por que entonces no se haría nada.
    Que unos corruptos estén en la calle no es causa para que nadie tenga obligación de respetar la ley.
    Como a todos, me gustaría que se arreglara, pero a lo mejor no les interesa y en este caso, desde mi perspectiva(seguramente equivocada) es Puigdemont y los independentistas, los que se saltan la ley y ponen a su propio pueblo unos contra otros. Nos hemos pasado la vida justificando, sus acciones y ellos apretando un poco más, en algún punto tiene que parar y lo triste es que dicen que quieren hablar, pero sólo para que se certifique lo que no se puede certificar.
    Es mi opinión

    Un besote preciosa

    ResponderEliminar