Grandes palabras

comitre galerasAsisto, como todos en estos días, a una película en dos planos, a un lado, el público, la televisión me muestra las grandes manifestaciones de uno u otro signo, los discursos llenos de mitos y lugares comunes, de apelaciones a la legalidad por un lado (curiosamente por quienes se la han saltado y siguen haciéndolo a su exclusivo beneficio) y al sueño de un nuevo comienzo (con independencia de todo lo violado, pervertido y falseado para llegar a él) por otro.

Los líderes, como cómitres en una batalla naval marcan el ritmo al que han de moverse los remeros presos de sus miedos e ilusiones, los unos tan convencidos de que la libertad es un sueño que no se puede perseguir rompiendo el frasco de la legalidad, como los otros de que bajo su nombre cualquier Edén es posible.

Y en la zona privada del folletín, pequeñas batallas sin sangre pero tan dolorosas e incómodas como ese corte en el dedo al sacar los folios de su envoltorio. La bandera que se agita en el balcón de tu vecino, la que sustituye la cara de tu hermana, la que se enarbola en conversaciones que pasan a discusiones antes de que los argumentos puedan desarrollarse, el discurso victimista de quien compra mártires, la manipulada historia de quien precisa creerse no diferente sino mejor…

En ambos casos una misma banda sonora, una letanía común e igualmente estéril, grandes palabras, enormes palabras que aluden a sentimientos y pasiones obviando la razón, que interpelan nuestros miedos y nos transforman en “los otros” a veces sin saber dónde quedó la frontera que quebraste.

Cataluña no vive bajo una dictadura que oprime a sus gentes, bastante han tenido con ser expoliados por quien se consideró casi como su padre, ni es heredera de un destino en lo universal que la eleva sobre el común de los mortales. España no es el reflejo oscuro de un franquismo, que es cierto no murió ni tan siquiera en la cama, ni es solo la mayoría autista de un Partido Popular que saca rendimiento de cualquier conflicto apelando al orden y azuzando el miedo, mientras sigue gobernando para los poderosos contra todas las demás.

Video Help Catalonia
Video Help Catalonia
Libertad, legalidad, independencia, república, fascismo, patria, son tan solo las grandes palabras con las que nos envuelven como mortajas de colores y con las que anulan el debate sereno, de ideas no excluyentes, de reconocimiento del otro y lo transforman en una burda parodia de buenos y malos, en la que todo depende de tu posición de partida.

No todas las banderas españolas señalan la casa de un fascista anhelante de un pasado que pugna por volver, ni los que lucen esteladas son mártires de la libertad arrebatada. Seguramente unos y otros podrían ponerse de acuerdo si dejaran de sentirse inflamados de palabras tan grandes como huecas.

11 comentarios :

  1. El vídeo de HelpCatalonia debe haber convencido a los conversos porque al resto nos ha dado ente rabia y vergüenza. Un ejemplo de vídeo viral con manipulación de manual. Todas y cada una de las imágenes son un estudio pormenorizado de cómo manejar la emoción del espectador y no hacerle pensar demasiado. De todos modos el dramatismo impostado de la actriz roza el ridículo. Por si fuera poco es copia de otro antiguo para un conflicto real. Ya veo casi con impotencia que la política del victimismo no tiene freno. Entre victimismo autonómico e inmovilismo central estamos. Y el dinero sigue largándose asustado en desbandada. Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Socorro !!. Soy catalán, y necesito ayuda para defenderme de los que piden ayuda en mi nombre.

    La tergiversación de la realidad empieza ya a ser delirante. Palabras como "democracia", "diálogo", "opresión" y unas cuantas más se están desgastando y perdiendo su sentido debido al uso y abuso de ellas.

    Älguien ha elaborado un buen guión con alguna obra de Kafka, y lo está ejecutando linea por linea.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Como la mayoría estoy cansada. Puigdemont va a salir va a declarar la república y convocar elecciones y otra vez a empezar. Estoy cansada y aburrida que es peor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esta mañana te he escrito lo que sigue, cuantas mas veces lo veo, mas me avergüenzo de como se puede engañar y emponzoñar los bajos instintos:

    "Llevas todas la razón, pero cuando veo videos como el que ayer se publico con una joven llorosa, me dio vergüenza ajena, con cosas como esa me entrar ganas de tirarme al monte, y ponerme a disparar a un lado y a otro.

    PD/ tal y como están las cosas "lo de tirarme al monte y disparar" es una metáfora pero me entran ganas."

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuando se acabe el tema catalán van a tener que buscar otra cosa... quizás sea volver a los podemitas venezolanos, o rescatar las víctimas de ETA... o algo por el estilo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ah, no te he comentado nada del vídeo, pero es que no lo he visto y no tengo ganas de verlo... ya estoy saturado.

    ResponderEliminar
  7. El 2008 las cosas se pusieron calientes, el centralismo ataco furiosamente a la media luna, lamentablemente en ese momento los lideres del movimiento autonomico eran empresarios y estos prefirieron entregar sus culos blancos antes de dejar de ganar en sus negocios y alli murio la flor.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me resulta agotador.
    No puedo ver el vídeo, voy a buscarlo en Youtube.

    ResponderEliminar
  9. ME UNO A MI COMPAÑERA, ES AGOTADOR.

    UN BESOTE

    ResponderEliminar
  10. Ya lo han dicho: es agotador. Yo no quiero salvar a nadie, ni que me salven. Pero desde mis muchos años he ido viendo cómo los nacionalistas catalanes iban sembrando la cizaña de la que se alimenta el fascismo, esto es, que nosotros somos mejores y por qué tenemos que hacer lo mismo que hacen esos pobretones, queremos un trato privilegiado. A fuerza de sembrar, arar y regar ha florecido en una sociedad que se define por su identidad. Paralelamente, gente sin complejos ha decidido que la unidad de medida de las cosas son ellos, su manera de ver las cosas, sus intereses, su ordeno y mando. Hartura total. Han roto la convivencia y eso se arregla muy difícilmente.
    Eso sí, ya no tenemos paro, ni corrupción, la sanidad y la educación es una maravilla y las pensiones están que se salen. Qué gusto todo.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar