, ,

¿Qué es un rey para tí?

Hace años que la Fundación FIES organiza un concurso entre estudiantes de diversas edades que responden amablamente sobre cómo ven la figura del rey, lo recuerdo porque se cierra con un acto en la Zarzuela entre dibujos pintorescos y relamidos poemas, pero que cada año seduce a los programadores del telediario y se lleva unos minutos.

Uno de los galardonados este año fue
Pere, un chaval de 6º de primaria de Barcelona, con su vídeo de las seis reglas que debe cumplir un rey:


No sé si en casa de Pere ayer estaban pegados al televisor para escuchar al Rey aunque no fuese Navidad, tampoco puedo adivinar si sus padres salieron el domingo a votar, o cuántas bandas tiene la bandera que luce en su balcón, pero ¿seguiría cumpliendo Felipe VI sus requisitos?

Más de una vez, bromeando entre amigos he dicho que mientras Aznar revolotease por el mundo la idea de una República me asustaba bastante, al fin y al cabo un árbitro, un moderador, alguien más allá de la lógica partidista no es una figura que me parezca especialmente desagradable, a pesar de lo poco razonable de su elección y alguna que otra opacidad preocupante, una figura amable, agradable de ver, que envejece al mismo tiempo que el mundo, puede tener sus ventajas y más en un territorio como el nuestro siempre sometido a fuerzas centrípetas y centrífugas, pero tras repasar el discurso, primero solo las palabras y posteriormente con las imágenes si me preguntasen que es un rey para tí, me temo que no sería un poema elogioso.

Un rey que toma partido político, que condena sin paliativos a unos mientras salva de todo error a otros, que olvida a quienes han sufrido y que espera la solución de la mano de la peor opción, no merece el lugar, más allá del bien y del mal al que lo hemos elevado. Un rey que no llama a la concordia y el diálogo, que caba trincheras y opta por un bando, no responde ni a lo que la Constitución dispone ni a lo que el pueblo espera.

Y aunque parece que todo es Rajoy, Puigdemont, la polícia en los hoteles, las declaraciones bajo el lienzo del conquistador, la realidad menuda sigue llorando la muerte de mujeres por serlo, mientras Murcia pelea por no ser emparedada y Europa nos condena por las devoluciones en caliente, demostrando una vez más que la Ley es algo más serio que lo que defiende el PP.

10 comentarios :

  1. Hola Pilar.
    Vengo a despedirme.
    Durante un tiempo escribiré únicamente para mí.
    Creo que lo haré con más libertad.
    Mientras eso ocurra no se podrá acceder a mi blog.
    En el futuro ya decidiré si vuelvo a publicar lo que escribo.
    Muchas gracias por todo este tiempo compartido.
    Que te vaya muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin conocerte... esa decisión ando yo días pensándola. Así que a lo mejor me uno a tu club.

      Eliminar
    2. Toro, poeta, ha sido un placer enorme disfrutar de tus letras, aunque se que muchas han salido del dolor.
      Aquí estoy para cuando vuelvas.
      Un beso

      Eliminar
  2. La verdad, anoche me sentí decepcionado. Porque los problemas políticos no se resuelven con la ley y en los tribunales, o con condenas por desacato o por sedición.

    Parece que hay interés en algún circulo político para que una Cataluña insurrecta ocupe el vacío que dejó la lucha contra ETA.

    Dicen que todas las tiranías necesitan un enemigo externo, real o ficticio. Si cambiamo el concepto de "tiranía" por pseudo-democracia, tenemos la ecuación a nuestra medida.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cual de los tres? Yo siempre he sido de Melchor.

    ResponderEliminar
  4. Vamos directos al lio. ¡¡Que grandes dirigentes tenemos!!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El mejor rey el de triunfo cuando lo robas y ya tienes la sota.
    Aunque nuestro rey también tiene una sota de pareja, osea,bueno que me estoy liando
    Muaks.

    ResponderEliminar
  6. ¿Que es un rey para mi?
    Pues... un ususpador de la voluntad popular.
    Podras objetarme pues en esta tierra bendita nunca hubo un rey, pero... leo vuestros diarios y de ahi el concepto.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Veo que no hay mucho convencido de que el discurso del Rey venga a ser la respuesta a tanta zozobra.

    ¿es tan difícil sentarse y hablar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo ser muy rara, pero para sentarse y hablar ¿no hay primero que dejar de amenazar con cometer un delito?. Es que hablar con alguien que quiere irse sí o sí es complicado.

      Un abrazo.

      Eliminar