, ,

Justicia no es nombre de mujer

justicia
Cuando aún estamos conmocionadas con el juicio a "la manada" el grupo de hombres que se plantó en Pamplona para disfrutar de los Sanfermines a su modo, que incluye el abuso, violación y maltrato de una mujer, en el que al juez le parece imprescindible que la víctima tenga que declarar en persona y que se admiten como pruebas los seguimientos a que fue sometida por parte de la defensa de sus agresores a la vez que se deniegan los mensajes de texto de "la manada" en los que se detallan sus planes y se jalean sus "hazañas" quiero poner el acento en algo más sencillo, menos doloroso y salvaje, pero no por ello tan distinto.

Me refiero al atropello que sufrió Teresa Rodríguez por parte del empresario Manuel Muñoz Medina en un acto al que asistía como parlamentaria, donde la arrinconó, se abalanzó sobre ella y tapándole la boca, simuló besarla. La jueza encargada del caso rechaza que fuera una broma, lo que en principio parece una gran noticia, no lo es tanto si se leen los argumentos, ya que para otorgar validez al testimonio de la víctima ha recurrido a la declaración de testigos y a la grabación de una cámara de seguridad,ergo sin testigos sinceros y sobre todo sin cámaras ¿no la hubiese creído?

Lola Vendetta
Por si no fuese bastante comprobar el nulo valor de la palabra de la mujer, la defensa plantea otro curioso argumento, Teresa Rodríguez "no parece sensible ante una eventual degradación moral ya que no muestra el perfil psicológico propio de una persona timorata, fácilmente vulnerable, extremadamente sensible y de tal debilidad emocional que un simulacro de beso le haga sentirse gravemente humillada, ultrajada y moralmente degradada"

Y además, ojo que la cosa cierra por todo lo alto, "su cliente ha visto puesta en duda su honorabilidad y su reputación ha sido gravemente dañada, siendo objeto incluso de múltiples mofas en programas de televisión de importantísima difusión nacional".

Resumiendo, Teresa Rodríguez como es de Podemos, no puede sentirse humillada ante una degradación moral, porque no es como deben ser las mujeres que merecen protección, esto es: timoratas, fácilmente vulnerables, extremadamente sensibles y de gran debilidad emocional. Y por eso, debe entender como una broma que un sucio sapo borracho se le tire encima y fija besarla en la boca.

Todo bien, ¿verdad?


Por cierto os dejo las fotos de parte de "la manada" para que no se os olviden sus caras 



y el enlace a la empresa del "bromista" Guadarte por si queréis no comprarle nunca nada.

8 comentarios :

  1. gracias... después de leerte me voy reconfortada y me siento menos sola.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Cuanto queda por hacer!! y que decir de lo dicho por el polaco sobre las mujeres en el Palamento Europeo, desde luego el 50 por ciento de la humanidad no vive igual que la otra mitad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Esto en lugar de ir arreglándose, cada vez va peor, es bochornoso el comportamiento de quienes creemos que son persona del siglo XXI

    ResponderEliminar
  4. Nos faltan decenios de educación para que este asunto sea una rareza y no tan habitual como hoy en dia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. La mujer sigue siendo un objeto para algunos, un objeto del que se creen propietarios. Lamentablemente la justicia tiene nombre de hombre. Gracias por las fotos y por el enlace. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo ya me conformo con que me reconozcan los derechos de ciudadanía. Tal cual. Como si fuera normal y no mujer.

    ResponderEliminar
  7. Pues si no me lo contases ni me enteraría que el asunto es tan grave como culpabilizar a la víctima. Como si el crimen no fuese tan grave que no la vaya a acompañar el resto de su vida incluso aunque gane el juicio. Por esto sí saldría a la calle a levantar pancartas y la voz.

    ResponderEliminar