,

Palabras de mujer

Os dejo un par de párrafos que se colaron en mi cabeza y quisiera compartir, no son míos sino de Marta Mendez publicados en el blog  Mujeres en lucha

Deconstruirse siendo mujer significa olvidar el papel secundario que tenemos en este sistema patriarcal para aprender que somos capaces de lograr lo mismo que cualquier otro ser humano, aunque se hayan encargado en hacernos creer que el éxito tiene nombre masculino. Significa deshacerse de la creencia de que las mujeres somos envidiosas, rencorosas y competitivas entre nosotras, para poder aprender que las mujeres unidas podemos ser maravillosas, grandes compañeras y amigas. Y que la solidaridad entre nosotras puede llegar a forjar lazos indestructibles. Consiste en dejar de callar y asentir a los hombres (porque así nos lo han enseñado), para empoderarnos y alzar nuestra voz. Significa dejar de lado el tener que satisfacer a los hombres para aprender que no les debemos nada y que si queremos decir NO, lo podemos hacer sin sentirnos culpables. Deconstruirse es saber que todas las veces que no hemos cumplido con lo que se supone “ser mujer”, era un éxito y no un fracaso. Deconstruirse es empezar a liberarse de la carga que supone “ser mujer” en nuestra sociedad.

Deconstruirse siendo hombre significa entender que lo que considerabas que te pertenecía o merecías era, a veces, propiciado por los privilegios que te otorga el patriarcado. Significa que al levantar el pie del suelo puedes encontrarte con que has pisado alguien, y que ni siquiera te has dado cuenta, porque es alguien a quien le han enseñado a no quejarse por ello. Significa alzar la voz para que otro hombre deje de enorgullecerse de sus genitales. Significa bajar la voz y comenzar a escuchar mujeres que explican ideas brillantes.

El proceso de la deconstrucción es el producto de incomodarnos para luego sanarnos por dentro.

Para que nunca dejemos de deconstruirnos.


6 comentarios :

  1. Las mujeres tenemos un espacio y aunque las noticias nos dan disgustos, personalmente y en la cercanía siempre he conocido la igualdad entre mi madre y mi padre, ella decidía mas pero era por su carácter, en mi casa, en la de mis hijas, en mi trabajo... no he sufrido diferencias. Durante unos años viví en un lugar donde impera el matriarcado pero tampoco vi diferencias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Por lo que entiendo de ese párrafo es la autofirmación de una mujer. Y es lo que he mencionado alguna vez aquí o en otros lugares. Si no te lo crees tú, difícilmente se lo van a creer los demás. Deconstruirse es asumir a todos los niveles y en primera persona que una parte de esa carga la puedes tirar si así lo decides. La otra parte de la carga ya está más relacionada con el segundo párrafo, claro. Besos

    ResponderEliminar
  3. La palabra ahora está muy de moda por los nuevos cocineros. Ahora bien, deconstruirse, para mi es lograr alcanzar esa libertad personal tan necesaria, y empezar hacer la labor en nuestros hogares tratando a los hijos y a las hijas igual.
    Poco a poco se van derribando barreras y espero que la cultura iguale. Eso no significa que tengamos que ser prepotentes, todo lo contrario, simplemente "igualdad" nadie tiene derecho a ser inferior o superior que el otro. Todos tenemos "algo" que nos hace ser especiales y únicos.
    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
  4. Para deconstruir hay que romper, ¿quien ayuda a realizar ese acto?, uno por si solo no es fácil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esta mañana he oído la conversación de dos hombres a los que considero sensatos, inteligentes, progresistas y amables. Uno contaba que el alcalde del lugar le había dicho que lo que él pretendía no se iba a hacer "por sus santos cojones" y él había respondido que se haría "por encima de mis cojones". Entonces había intervenido una chica que, según el narrador, "tenía más huevos" que todo el ayuntamiento y finalmente, el proyecto se iba a realizar. Cuando ha terminado el relato, el oyente ha exclamado: No te jode.
    A lo mejor lo de la chica no son huevos sino inteligencia y conocimiento, se me ha ocurrido comentar. Y ambos, tan majos de ordinario, me han mirado como si fuera selenita. Que digo yo que los cojones quizá no son el mejor mecanismo de entendimiento, he añadido.
    Y añado ahora, acaso por ahí podríamos empezar la deconstrucción...

    ResponderEliminar
  6. Es un placer pasar por tu espacio ya que siempre nos traes unos temas muy interesantes.

    Feliz domingo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar