,

Contra el silencio



Este año la prestigiosa revista americana Time ha elegido como Persona del año, al grupo de mujeres que ha levantado su voz para denunciar el acoso sexual en el trabajo y puesto en marcha la campaña mundial conocida como #MeToo o en castellano #YoTambién, a la que se han sumado mujeres desde todos los rincones del mundo y de mundos tan lejanos al glamour del cine, como las empresas, las tiendas, los talleres, la universidad...

Las agrupa bajo el lema "las que rompen el silencio", y quizás, quizás sea un indicio de que algo se ha roto definitivamente en el sistema patriarcal en el que vivimos. Un sistema en el que se asume como normal que los hombres abusen de las mujeres, un sistema que provoca que sean ellas las que se sienten avergonzadas, un sistema en el que la denuncia penal de un hecho violento y asqueroso sea casi imposible, un sistema en el que la igualdad no consigue pasar de ser una verdad muerta sobre un papel.

Podemos votar, podemos ser electas, podemos abrir una cuenta, podemos divorciarnos, podemos estudiar una carrera, testar y heredar, pero sin olvidar que ellos, los hombres pueden mirarnos desde su lascivia, pueden gritarnos las barbaridades que se les pase por la cabeza, pueden asustarnos en el metro, en un garaje, en una calle desierta, y si no se pueden resistir, forzarnos hasta alcanzar su satisfacción convencidos de que condenarlos por ello será un calvario al que muchas van a renunciar. Sin olvidar que hijos, hijas y personas dependientes serán siempre responsabilidad nuestra, sin protestar por la doble y triple jornada, asumiendo que nuestros salarios serán inferiores en un 30% al de nuestros compañeros, comprendiendo que no es posible quebrar la brecha en los ámbitos de dirección, sabiendo que si alguien sobra eres tú, sin ignorar que todo el trabajo de cuidados se mantiene fuera del sistema mercantil porque supondría una revolución que el capital no está dispuesto a tolerar.

Podemos hacer mucho más de lo que otras pudieron, y porque fueron somos, pero no podemos parar, ahora más que nunca, hemos de seguir empujando para que el machismo caiga. Basta de silencio.

6 comentarios :

  1. No hay peor sordo que el que no quiere oír, hay que forzar a esos hombre y a algunas mujeres a que pongan los medios para eliminar el machismo dominante, ¿cuando se va a acabar el bla bla bla y se actúe socialmente?.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Por fin están cayendo los muros del silencio, aunque no a la velocidad que nos gustaria a unos cuantos.

    Empieza a ser el final de la impunidad de bastantes miserables, lo cual es de celebrar, y que no pare esta corriente, al menos hasta que estos depredadores se lo piensen dos veces antes de intentar abusar y humillar a ninguna mujer.

    Queda camino por recorrer, lo de la brecha salarial es algo que no he entendido jamás, es indiferente que el trabajo sea realizado por un hombre o mujer, lo que cuenta es el resultado, y eso se merece el mismo e idéntico salario.

    Espero llegar a ver esa igualdad también algún dia.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. basta de silencio, y no... no podemos parar!! gracias por este post!! y un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Solo existe lo que se nombra. Existe el machismo porque a los hombres ya les va bien con el sistema patriarcal.
    Solo existe lo que se nombra. El machismo no es un problema de mujeres, es el problema de los hombres. Pero no se quieren enterar, ye, ye.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá este hecho marque el pistoletazo de salida para que acabe esta barbarie.

    ResponderEliminar
  6. Nosotras tenemos la llave, o al menos una de las llaves, la educación de nuestros hijos e hijas por igual, si en casa no hay distinción, todos hacen la cama, ponen la mesa, el lavavajillas, la lavadora, planchan... habremos comenzado una revolución muy importante y está en nuestras manos

    ResponderEliminar